Qué se debe de hacer en las revisiones periódicas

En este momento estás viendo Qué se debe de hacer en las revisiones periódicas

Se hace indispensable tener bien limpios los filtros de gasóleo, tanto el de la instalación como el de la bomba, comprobar y ajustar la inyección, sustituir la boquilla inyectora por la más adecuada a la potencia de la caldera, limpieza de electrodos, disco deflector, fotocélula, comprobación de componentes de seguridad y control, comprobación y ajuste del sistema de expansión, y muy importante realizar un análisis de combustión, ya que nos permitirá hacer una regulación de la combustión perfecta para que el consumo sea el menor posible (teniendo en cuenta el precio del gasoil…). También podremos saber el rendimiento de la caldera de gasoil, la suciedad interna (hollín) por si hay que deshollinar. Una vez realizado el ajuste, se imprime el ticket de combustión con resultado satisfactorio según marca la normativa, y se deja al cliente una copia del mismo.

A veces, la falta de mantenimiento, produce averías catastróficas. Un simple purgador automático, que esté en mal estado, y tenga una fuga de agua, prolongada en el tiempo, puede producir más daños a otros componentes y corrosión. Los purgadores automáticos se encuentran ubicados en la parte mas alta de nuestra caldera de gasoil. Cualquier fuga que se produzca, caerá encima de los demás componentes y los dañará. Cuerpo de caldera, quemador gasoil, bombas de agua, etc… Si por el contrario nuestro purgador está obstruido, y no saca las bolsas de aire de la caldera, podrá producir roturas de bomba, exceso de consumo de gasóleo, y en el peor de los casos una fisura en el cuerpo de la caldera si la bolsa de aire es considerable. Estamos hablando de una pieza muy económica e imprescindible que esté en buen estado, y que en los mantenimientos también se vigila.

Deja una respuesta

uno × 1 =